¿Qué alimentos deben transportarse en vehículos refrigerados?

¿Qué alimentos deben transportarse en vehículos refrigerados?

Nuestro servicio de alquiler de furgonetas isotermo en Zaragoza, Madrid o Barcelona es utilizado por numerosas empresas cuyas actividades pertenecen a sectores muy distintos. Todas ellas tienen en común la necesidad de transportar productos que requieren unas condiciones concretas de refrigeración, de ahí que acudan a una empresa especializada en este tipo de transporte como la nuestra. Proveedores de alimentos, empresas de catering o restaurantes son algunos ejemplos de los negocios que se encuentran entre nuestras filas de clientes. Y a modo de repaso, tanto para ellos como para el resto de nuestros lectores, nos gustaría recordar para qué tipo de transporte están indicados los vehículos refrigerados que puedes comprar o alquilar en Alquileres Isotermo. Vehículos para alimentos perecederos Si tuviéramos que contestar de manera genérica a la pregunta planteada en nuestro titular, la respuesta sería alimentos perecederos. Dicho de otro modo, los vehículos refrigerados están concebidos para transportar alimentos frescos cuya duración en perfecto estado está muy limitada en el tiempo, de ahí que necesiten ser transportados en a unas determinadas temperaturas para garantizar su conservación. Si no es así, estos alimentos pierden sus propiedades nutricionales y comienzan a descomponerse de tal forma que, de ser ingeridos en tales circunstancias, pondrían en peligro la salud de quienes los consumen. Algunos ejemplos de alimentos que deben transportarse en vehículos refrigerados son la carne, el pescado, los productos lácteos, los huevos, las frutas o las verduras. En definitiva, todos aquellos alimentos que están orientados a una venta o consumo fresco. Es importante recordar que la ley establece que el transporte de este tipo de alimentos debe realizarse siguiendo unas estrictas...
Cómo saber si se ha roto la cadena del frío

Cómo saber si se ha roto la cadena del frío

Si has leído con atención los post anteriores de nuestro blog de venta de furgonetas isotermo serás perfectamente consciente de que la cadena de frío es básico para que los alimentos congelados mantengan sus propiedades originales. Hay que tener la certeza de que no se dan accidentes que puedan interrumpir ese proceso. A continuación vemos cómo saber si se ha roto y cómo descongelación de forma segura. En la congelación, el objetivo es detener la acción bacteriana. Con una temperatura de -18 ºC se inhibe el crecimiento de microorganismos. En Alquiler Isotermo te recordamos que uno de los principales problemas de la congelación como método de conservación es el riesgo de que los patógenos desactivados se reactiven al descongelar los alimentos. Hemos de atender a determinadas pistas para saber si un alimento no se ha mantenido a la temperatura adecuada. Por ejemplo, si los envases tienen escarcha o cristales de hielo, quiere decir que se ha producido una descongelación parcial y una nueva congelación. Recuerda que, si un alimento que ya ha sido descongelado se congela de nuevo, se está congelando algo que ya ha podido empezar a deteriorarse. Por lo tanto, romper la cadena de frío puede alterar la calidad de los alimentos y aumentar el riesgo de intoxicaciones alimentarias. Hay que tener en cuenta además que un producto bien congelado (menos de -18 ºC) es poco probable que se descongele completamente en menos de 90 minutos. Es decir, otro de los factores determinantes para establecer si existe riesgo o no es el tiempo. Si vemos que el contenido no permanece suelto sino que se han formado bloques...